Es bien sabido que el mejor tratamiento para cualquier enfermedad es evitar que aparezca, esto es lo que se conoce como medicina preventiva. Los dos grandes pilares de la medicina preventiva en veterinaria son la vacunación y la desparasitación, en Sant Josep Clínica Veterinaria disponemos de planes de salud que engloban estos servicios.

La vacunación del gatito cachorro

vacunacion veterinario hospitaletSegún las guías de recomendación de la AAHA (2006) y WSAVA (2007-2010) debemos vacunar a nuestro gatito:

  • 1ª vacuna a las 6-8 semanas: 1ª dosis TRIVALENTE (rinotraqueítis, panleucopenia y calicivirus)
  • 2ª vacuna a las 12 semanas: 2ª dosis TRIVALENTE
  • 3ª vacuna a las 16 semanas: 3ª dosis TRIVALENTE

No podrá pisar el suelo de la calle hasta pasados unos días de la 2ª vacuna.

Si cuando adquirimos al gatito su edad es superior a 16 semanas, se realizarán 2 únicas vacunas.

¿Por qué hay que esperar para vacunar al cachorro hasta las 6-8 semanas de vida? ¿Y por qué se deben poner varias dosis de vacuna?

La madre les transmite a sus crías una serie de anticuerpos frente a las enfermedades que ha tenido contacto su organismo. Estos anticuerpos se mantienen a unos niveles elevados hasta las 6-8 semanas de vida del cachorro, es decir que si lo vacunaremos antes los anticuerpos maternales eliminarían del todo la vacuna que le hemos puesto.

Estos anticuerpos no desaparecen de golpe, si no que van bajando los niveles de forma gradual. Esto conlleva que el cachorro no tiene suficientes defensas para protegerse frente a una infección, pero las vacunas que le estamos poniendo no tienen una buena efectividad a largo plazo. Es por eso que tendremos que vacunar a nuestro cachorro usando diversas dosis. A las 16 semanas de vida la inmunidad maternal ya es inexistente y nuestra vacuna será efectiva durante un año entero.

La vacunación del gato adulto

Se deberá revacunar un año después de la última vacuna de cachorro y, a partir de entonces, se realizarán  revisiones anuales y vacunación cada 3 años. Es muy importante no saltarnos estas revisiones, aunque no le toque vacuna, para controlar posibles signos de enfermedad de forma temprana.

Vacunación de leucemia felina

La vacunación contra la leucemia felina se deberá llevar a cabo si el animal tiene acceso al exterior (gato outdoor) y puede tener contacto con gatos callejeros, se deberá realizar un test previamente para saber si el gato es portador de tal enfermedad.

Vacunación de rabia

La vacunación de rabia, hasta el momento, no es obligatoria en Cataluña, País Vasco ni Galicia pero sí en el resto de comunidades autónomas y también para viajar al extranjero. Debido a un foco de rabia detectado en Toledo el pasado Junio de 2013 y otro foco de rabia en Francia en Mayo de 2015, el Consejo veterinario y los Colegios veterinarios catalanes recomiendan la vacunación voluntaria de rabia en perros, gatos y hurones. La vacunación habitualmente se inicia entre los 4 y 6 meses de edad y se debe repetir después de un año.

Dada la proximidad geográfica de Cataluña con países endémicos de rabia y el riesgo que supone el tránsito de personas con sus mascotas que viajan entre el Norte de África y Europa, la Dirección el Servicio de Prevención en Salud Animal del Departamento de Agricultura, ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat de Catalunya está trabajando en una nueva Orden. Ésta, según el organismo oficial, “se encuentra en los últimos trámites previos a su publicación y establecerá la vacunación antirrábica obligatoria en Cataluña”.

¿Qué reacciones adversas pueden dar las vacunas?

Lo más habitual es que al vacunar a nuestra mascota no se de ningún tipo de reacción adversa, a parte de quizás un ligero decaimiento o dolor en la zona de la inyección. No obstante, para que podais identificar estas reacciones indeseables y saber como actuar os hacemos un pequeño listado:

  • Reacción por estrés, no directamente relacionada con la vacuna, que puede desencadenar lo que se llama shock vasovagal y que nuestra mascota se desmaye. Este shock vasovagal también puede darse después de vomitar. En principio no requiere tratamiento, al igual que cuando nosotros tenemos un mareo.
  • Reacciones a la propia vacuna, tenemos de dos tipos:
    • Reacciones no alérgicas: fiebre, apatía, falta de apetito, dolor en el punto de inyección… Dependiendo de la gravedad podemos usar antiinflamatorios (NUNCA AUTOMEDICAR a nuestra mascota, muchos antiinflamatorios de uso habitual en personas son tóxicos para los animales). En ocasiones, las vacunas u otros medicamentos inyectados pueden hacer una reacción a nivel local. Lo más frecuente es que a los pocos días nos demos cuenta que le ha salido un bulto en esa zona, aplicando un tratamiento que alterne calor seco y frío suele solucionarse sin problemas. Con muy poca frecuencia, esta reacción puede ser más grave y llegar a dañar los tejidos (la piel y el subcutáneo sobre todo), en estos casos tu veterinario será quién sepa cuál es el tratamiento ideal.
    • Reacciones alérgicas:
      • Urticaria, inflamación de la cara (angioedema facial)… pero sin que el animal padezca de problemas para respirar. Deberás acudir al veterinario para que le administre un antihistamínico, los antihistamínicos tardan más en hacer efecto que la cortisona pero la cortisona reduce o anula el efecto de la vacuna.
      • Shock anafiláctico, puede que tenga problemas para respirar… Tu mascota necesitará con urgencia que le asista un veterinario y le administre cortisona o incluso otros medicamentos además de hospitalizarlo.