En ocasiones nuestras mascotas se comportan como “aspiradoras”, olisquean todo lo que se encuentran por el suelo y se lo tragan, aunque no sea alimento. Algunos animales llegan a abrir la bolsa de la basura en busca de algo que ha atraído su fino olfato. Este comportamiento se da más en perros que en gatos, ya que sienten más curiosidad por probar alimentos nuevos. No obstante, los gatos también son animales curiosos, aunque son otras las cosas que les atrae su atención, por ejemplo las plantas.

¿Cómo actuar en una intoxicación?

Si pensamos que nuestra mascota puede haberse intoxicado debemos llevarlo al veterinario lo más pronto posible. Podemos hacer algunas actuaciones de urgencia en casa previo a ir al veterinario:

  • Si ha pasado menos de 3 horas de la ingesta del tóxico, podemos provocar que nuestra mascota vomite y así eliminar el tóxico. Para inducir que vomite podemos darle a beber una mezcla de agua y agua oxigenada a partes iguales. No hacer que vomite si el animal está inconsciente, tiene problemas para respirar, convulsiona… En el caso de tóxicos químicos tampoco sería recomendable debido a lo corrosivos que son.
  • Una vez haya vomitado, para evitar que el tóxico se absorba en el intestino (por si ha quedado algún resto de tóxico), podemos administrar carbón activo.
  • Si el tóxico no ha sido ingerido, si no que ha contactado con la piel, podemos hacer baños para retirar el producto de la piel.

Cuando llegue a la clínica, el tratamiento dependerá del tipo de tóxico, el tiempo desde la ingesta y el estado general del animal. A veces puede ser necesario hacer un lavado de estómago, administrar suero para acelerar la eliminación del tóxico por el organismo… Algunos tóxicos tienen tratamiento con antídoto pero muchos de ellos no.

Existe un teléfono de atención toxicológico 24 horas: 915620420, donde podéis hacer vuestras consultas.

¿Cuáles son las intoxicaciones más frecuentes?
  •  MEDICAMENTOS: Con los medicamentos pasa lo mismo que con los alimentos, que nosotros los tomemos no significa que nuestras mascotas puedan. En ocasiones la ingesta es accidental pero en otras es el propietario quien administra el fármaco pensando que le está dando algo que lo hará mejorar.
    • Paracetamol: Provoca lesiones muy graves en órganos como el riñón y el hígado, y puede provocar la muerte. En el perro suele afectar más al hígado, produce necrosis hepática, y en gato en cambio desencadena más problemas de destrucción de los glóbulos rojos.
    • Los efectos aparecen a las pocas horas de la ingesta, y a menudo el animal intoxicado presenta vómitos, debilidad, diarreas, inflamación de la cabeza, palidez, anemia, orina con sangre, hipotermia, edema pulmonar, estado de shock, coma y muerte. En el perro suele afectar más al hígado, produce necrosis hepática, y en gato en cambio desencadena más problemas de destrucción de los glóbulos rojos.
    • Ibuprofeno: Provoca lesiones graves en el riñón. Los síntomas que pueden aparecer son vómitos con sangre, diarreas, heces negras, fiebre, dolor abdominal, falta de apetito, dificultades al caminar, dificultad para respirar, taquicardia, hiperactividad, temblores, convulsiones y muerte. Estos síntomas acostumbran a darse a las pocas horas después de la ingesta, pero en algunos casos pueden retrasarse hasta 24horas.
    • Aspirina: Provoca lesiones en el riñón e hígado. Es más tóxica en gatos que en perros. Puede provocar vómitos, diarreas, fiebre, úlceras de estómago, alteraciones de la coagulación (hace que las plaquetas no se agreguen y esto favorece el sangrado), dificultad para respirar, convulsiones y muerte. Los síntomas acostumbran a aparecer a las pocas horas después de la ingesta.
    • Diclofenaco: Produce úlceras de estómago y dañan los intestinos. Las úlceras pueden llegar a ser tan graves que atraviesen todo el espesor del estómago (perforación de estómago). Observaremos vómitos que pueden ser con sangre y diarreas de color negro y muy maloliente (aspecto de alquitran). El Diclofenaco puede ser fulminante y hacer que el animal muera.
  • ALIMENTOS: Hay alimentos que forman parte de nuestra dieta habitual pero que son tóxicos para nuestras mascotas.
    • Chocolate: Contiene Teobromina que es tóxica para los perros. Los síntomas de intoxicación aparecen normalmente a las 4 horas de haberlo comido, pero pueden llegar a tardar hasta 24 horas. Puede llegar a producir vómitos con sangre, diarreas, dolor abdominal, incontinencia urinaria, orina con sangre, fiebre, hiperactividad, taquicardia, temblores, rigidez muscular, dificultades al caminar y convulsiones.
    • Uvas y Pasas: Son muy tóxicas para el riñón, producen alteraciones muy graves e incluso la muerte. No necesitan ingerir mucha cantidad para producir la toxicidad.
    • Cebolla y ajo: La cebolla y el ajo son tóxicos para el perro tanto crudos como          cocinados. Producen que se oxiden los glóbulos rojos y se rompan desencadenando anemia. Los síntomas más habituales son vómitos, dejan de comer, taquicardia, respiración agitada, anemia y orina con sangre. La anemia puede llegar a ser severa y provocar la muerte.
    • Nueces de Macadamia: Provocan debilidad, sobre todo de las patas traseras. También pueden aparecer temblores, fiebre, dificultad al caminar, vómitos, dolor abdominal y palidez. Los síntomas acostumbran a aparecer pocas horas después de la ingesta.
  • PLANTAS:  En muchas de las casas donde viven animales hay plantas en el interior o en el exterior (terraza, balcón o jardín). Algunos animales comen hierba o plantas para purgarse, debemos ir con especial atención y saber si las plantas que tenemos son tóxicas para nuestra mascota y evitar que las ingiera.
    • Ave del paraíso: Causa vómitos persistentes, diarrea, mareo y urticaria (inflamación de la piel con picores). Son tóxicas la fruta y la semilla.
    • Geranio: Esta planta provoca signos neurológicos al ser ingerida, como debilidad, incoordinación al caminar, temblores, y dilatación de las pupilas. El contacto directo con la planta puede causar dermatitis.
    • Lirio o familia de las liliáceas: son tóxicos para todos los animales, incluyendo perros, gatos y ganado. La toxicidad se encuentra sobre todo en el rizoma y los bulbos, pero también en las hojas. Los síntomas aparecen entre las 2 y 12 horas de haberlo ingerido, el animal está apático y vomita. Entre 1 y 3 días después producirá un fallo renal agudo con vómitos, apatía, pérdida completa de apetito,  diarrea de aparición súbita e incluso la muerte.
    • Jazmín amarillo: Su ingesta puede causar convulsiones.
    • Tulipán: El bulbo del tulipán es altamente tóxico. Los síntomas después de su ingesta son irritación gastrointestinal, vómitos y diarreas.
    • Flor de Pascua: Todas las partes de la planta son tóxicas, en especial el látex que circula por su interior. El contacto directo con el látex de la planta puede provocar dermatitis con irritaciones o picor, edema e incluso aparición de ampollas. Los síntomas después de su ingesta son trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante, también convulsiones.
    • Narciso: Existen diversas especies de narcisos y todas ellas son tóxicas en todas sus partes (especialmente los bulbos). El contacto directo con el jugo de la planta podría provocar dermatitis e irritaciones. Los síntomas después de la ingestión de la planta son trastornos gastrointestinales con violentos vómitos, diarreas, dolor abdominal e inflamación, salivación excesiva, convulsiones, trastornos              cardíacos y en casos extremos muerte del animal.
    • Otras plantas: Acónito (todo), Albaricoque (germen), Aguacate (hojas), Azafrán de otoño (todo), Almendra (germen), Azalea (todo), Castaña de la india (hojas), Cereza negra silvestre (todo), Cola de caballo, Tomate (hojas), Daphnia (todo, fruta), Tabaco (hojas), Fitolaca (raíces), Rosa navideña (raíces, hojas y savia), Flor de cono (todo), Patata (tronco y hojas), Gloria de la mañana (gérmenes), Ojo negro de Susana (todo), Guantes de zorro, Mora china (fruta y cascara), Junquillo (todo), Laurel de montaña (todo).
  •  QUÍMICOS: Nuestras casas están llenas de productos químicos, desde un simple jabón a un matarratas. Debemos evitar dejarlos al alcance de nuestras mascotas.
    • Insecticidas: Son tóxicos para el sistema nervioso, los riñones, el hígado i el corazón. La ingesta provoca síntomas a las pocas horas, que acostumbran a iniciarse en forma de vómitos, diarreas, salivación, contracción de las pupilas, dificultad para respirar, y temblores en la cabeza y cuello que progresan hacia el resto del cuerpo. Posteriormente aparecen convulsiones. Algunos perros pueden sufrir sobreexcitación mientras que otros pueden estar profundamente deprimidos.
    • Raticidas: Provocan alteraciones de la coagulación que se manifiestan con sangrado de diferentes órganos. Los síntomas pueden retrasarse de 1 a 3 días después de la ingesta y acostumbran a presentarse sangrados a nivel del sistema respiratorio y gastrointestinal. Es muy importante detectar la intoxicación lo antes posible para poder tener éxito con el tratamiento.
    • Anticongelantes: Contienen un componente llamado Etilenglicol que es altamente tóxico, su ingesta acostumbra a provocar la muerte. Afecta principalmente al riñón y los síntomas aparecen a las pocas horas posteriores a la ingesta. Los animales intoxicados acostumbran a presentar debilidad, dificultad para caminar, taquicardia, dificultad para respirar, convulsiones y coma.
    • Herbicidas: Son tóxicos para el sistema gastrointestinal, los riñones y el hígado. Los síntomas más habituales son vómitos, diarreas, dificultades al caminar, rigidez muscular, convulsiones, coma y muerte.