La medicina preventiva se dedica a cuidar el correcto desarrollo de nuestros cachorros y  prevenir el desarrollo de enfermedades, sobre todo a medida que entramos en la etapa senior.

Los puntos clave de la medicina preventiva son:

Visita a tu veterinario mínimo 1-2 veces al año para que revise a tu mascota, los problemas cuanto antes sepamos que están ahí mejor solución tienen. Si tu gato se pone muy nervioso en el momento de la visita, podemos ayudar a que la situación sea más placentera.