Los problemas de corazón son frecuentes en animales senior, mayores de 7 años, sobre todo en perros de raza pequeña.

Antes de hablar de las enfermedades que dañan el corazón, os vamos a explicar cómo funciona el corazón y la circulación sanguínea.

El corazón se divide en dos secciones separadas: corazón derecho e izquierdo. Además cada sección tiene dos cámaras: aurícula y ventrículo, que se comunican a través de una válvula (como dos habitaciones separadas por una puerta). Es decir que en total tenemos cuatro cámaras: aurícula derecha e izquierda, y ventrículo derecho e izquierdo. Existen cuatro válvulas:

problemas corazon veterinario hospitalet

 

  • Válvula tricúspide: es la válvula que separa aurícula derecha de ventrículo derecho.
  • Válvula del tronco pulmonar: la válvula que permite la salida de la sangre del ventrículo derecho a la arteria pulmonar, hacia los pulmones.
  • Válvula mitral: la válvula que separa aurícula izquierda y ventrículo izquierdo.
  • Válvula aorta: la válvula que permite la salida de la sangre del ventrículo izquierdo a la aorta, para llevar la sangre a los órganos y tejidos del cuerpo.

 

El camino que hace la sangre lo podéis ver en este diagrama.

problemas corazon circulacion veterinario hospitalet

 

Los glóbulos rojos cogen oxígeno en los pulmones y entran en el corazón izquierdo a través de la vena pulmonar, pasan por la aurícula y después el ventrículo, y salen de éste por la aorta llevando así el oxígeno a todos los órganos y tejidos del cuerpo (hígado, intestinos, riñón…). Allí intercambian el oxígeno por dióxido de carbono y esta sangre vuelve hacia el corazón derecho. Entra en la aurícula por la vena cava, pasa al ventrículo y de allí sale por la arteria pulmonar hasta los pulmones. En los pulmones dejan ir el dióxido de carbono y se vuelven a cargar de oxígeno para empezar de nuevo otra vez.

 

 

 

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO

Entre los síntomas que dan los problemas de corazón que nosotros podemos observar:

  • Tos: se debe al acúmulo de líquido en los pulmones (edema pulmonar) y también el aumento de presión sobre la tráquea y bronquios.
  • Síncope o desmayo: pérdida brusca de consciencia con recuperación espontánea, suele ir acompañado de debilidad muscular y palidez.
  • Dificultad para respirar: si hay edema pulmonar vuestra mascota no podrá respirar bien, incluso sin haber edema, si el tamaño del corazón es muy grande ocupa demasiado espacio y hace que se colapsen los pulmones. Veremos que hace mucha fuerza moviendo las paredes de las costillas e incluso puede tener un tono azulado (cianosis) en las encías y la lengua.

El soplo cardíaco es una de las primeras cosas que detecta el veterinario cuando existen problemas de corazón. El soplo es un sonido parecido a un “soplido” o al ruido de una “corriente” que se detecta a través del estetoscopio cuando el veterinario realiza la auscultación del paciente. Si recuperamos el símil de las dos habitaciones separadas por una puerta, si esta puerta cierra mal pasará aire y se escuchará un sonido de corriente.

El corazón puede producir ruidos anormales debido a:

  • Una válvula del corazónque está engrosada o no es normal.
  • Una comunicación anormalentre dos cavidades, principalmente entre dos aurículas o entre dos ventrículos, debido a una cardiopatía congénita (de nacimiento).
  • Diversas enfermedades que no son del corazón pueden dar como consecuencia un ruido en el corazón. Por ejemplo tener hipertensión, anemia, fiebre o una glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo felino).
  • Alteraciones congénitas (de nacimiento), tanto de la estructura del músculo y cavidades, como de las arterias y venas conectadas con el corazón.

 

Además de un soplo cardíaco, otro síntoma que puede detectar el veterinario es un ritmo anormal en el corazón: arritmias cardíacas.

Si el veterinario detecta alguna de estas alteraciones recomendará realizar una serie de pruebas para encontrar cuál es problema exacto:

  • Una radiografía de tórax para comprobar el tamaño del corazón y el estado de los pulmones.
  • Un análisis de sangre para descartar daños en otros órganos, desequilibrio de iones o alteraciones en la tiroides.
  • Medida de la presión arterial. La gran mayoría de animales con alteraciones de corazón sufren en consecuencia problemas de hipertensión.
  • Un electrocardiograma (ECG) para localizar irregularidades de los latidos (arritmia) o comprobar si el corazón está agrandado.
  • Una ecocardiografía que nos permite observar directamente el corazón. Veremos el funcionamiento de las válvulas, el movimiento de la pared del corazón y su tamaño, y determinar si el murmullo anormal se debe a una enfermedad valvular.

FALLO CARDIACO

Los problemas de corazón son enfermedades crónicas y degenerativas, es decir que van progresando con el tiempo y conducen a un fallo cardiaco o insuficiencia cardiaca. La insuficiencia cardiaca es la situación en la cual el corazón no puede bombear la sangre de forma adecuada, bien sea porque el corazón no puede llenarse con suficiente sangre, o porque no puede enviar sangre al resto del cuerpo con suficiente fuerza. Generalmente, en las fases finales se dan las dos situaciones a la vez.

Cuando falla el corazón derecho la sangre no puede llegar a los pulmones para recoger el oxígeno, observaremos que se acumula líquido en el abdomen (ascitis), las patas, hígado…

Cuando el que falla es el corazón izquierdo la sangre con oxígeno no puede llegar hasta los tejidos y órganos del cuerpo, además se producirá un acúmulo de líquido en los pulmones (edema pulmonar) que producirá una crisis respiratoria de forma aguda.

En general, tanto en el fallo del corazón derecho como en el izquierdo, los síntomas que se observan en animales con fallo cardiaco son fatiga, cansancio, no quieren hacer ejercicio, les falta el aire… A veces estos síntomas pueden confundirse con la actitud normal de un animal anciano.

El corazón en su esfuerzo de continuar bombeando sangre se va agrandando debido a que se acumula sangre en su interior y se hincha como si fuera un globo. Esta característica se observa sobre todo en perros, en gatos solemos encontrarnos con una situación diferente. Los gatos que sufren de problemas de corazón generalmente tienen una alteración que se llama cardiomiopatía hipertrófica, en este tipo de enfermedad las paredes del corazón se hacen más gruesas y el espacio de las cámaras interiores se empequeñece, no obstante externamente (es decir la imagen que vemos en una radiografía) el corazón parece tener un tamaño normal.

TRATAMIENTO

El tratamiento médico dependerá de la enfermedad exacta que tenga nuestra mascota, será un veterinario el que nos pautará el tratamiento más adecuado después de hacer un chequeo cardiológico completo.

Además del tratamiento específico, nuestra mascota muchas veces necesitará algún tratamiento de las complicaciones del fallo cardiaco: diuréticos para eliminar el líquido acumulado (edema pulmonar, ascitis, edema en las patas…), medicamentos para controlar la presión arterial…

A parte de la medicación es muy importante una alimentación adecuada y prevenir la obesidad:

  • Dieta: dietas bajas en sodio ayudan a prevenir el acúmulo de líquidos y reduce la necesidad de tratamiento en pastillas. En ocasiones, los animales con problemas de corazón, necesitarán suplementos de potasio y/o magnesio. Otros suplementos dietéticos que se han demostrado de gran utilidad son los ácidos grasos omega 3. La taurina es un aminoácido imprescindible en gatos, un déficit prolongado produce un fallo en el miocardio. Las dietas para gatos han de contener taurina (las dietas de perros no contienen este aminoácido) y además se pueden administrar suplementos. Algunas razas de perro, según la enfermedad concreta que padezcan, también pueden necesitar de suplementos de taurina.
  • Disminución del apetito: Muchos animales con problemas de corazón se muestran desganados y además las dietas para estos problemas no suelen ser demasiado gustosas… Para animarlos a comer podemos calentar la comida, añadir pequeñas cantidades de comida humana baja en sodio, utilizar sustitutos de la sal, como el ajo en polvo, dar de comer al animal en la mano o administrar pequeñas cantidades de comida muchas veces al día.
  • Prevención de la obesidad: La obesidad por si sola va a hacer que el corazón sufra más y al animal le cueste más respirar. Además favorece que se produzca hipertrofia cardíaca (las paredes del corazón se hacen más gruesas), aumenta la presión arterial y predispone a padecer arritmias.